PANELFISA, empresa radicada en Tolosa y dedicada a la manufactura de elementos de fijación, solicitó una calefacción zonificada en la nave de fabricación.

EBI, una vez analizado el  proyecto, resuelve la calefacción con la instalación de tubos radiantes a gas. En este caso el combustible utilizado para la combustión es el propano, gas que procede del depósito aéreo de GLP ya existente  ubicado en el exterior de la nave.

Los tubos radiantes son ideales para solucionar problemas de calefacción de naves por su funcionamiento autónomo, tienen como ventaja principal su alto grado de flexibilidad en la instalación que lo hace adecuado para resolver las necesidades de locales con distribuciones especiales en las zonas aisladas dentro de áreas grandes.

Los módulos de tubos radiantes se componen de un quemador, un extractor para la expulsión de los gases de la combustión, tubos radiantes y un reflector parabólico. La producción del calor requerido para calentar los tubos radiantes se genera por la acción de un quemador y la expulsión de los gases de la combustión a través del extractor eléctrico. La circulación por el interior de los tubos de los productos de combustión produce un calentamiento de estos a una temperatura de aproximadamente 400°C. Como resultado  es la emisión radiante por energía infrarroja calefactando así el local.

Los tubos tienen un diámetro de 100 milímetros y están fabricados con un acero especial resistente a altas temperaturas, con un tratamiento superficial para aumentar la eficacia de la emisión. Los reflectores parabólicos, son colocados sobre los tubos para favorecer la radiación hacia el suelo.

De acuerdo a Norma y para la dilución de los gases de combustión, se contempla un sistema de ventilación que para este caso es la combinación de una serie de extractores montados en cubierta con la presencia de orificios de admisión ubicados estratégicamente y así permitir una correcta convección mecánica y forzada de aire.

Unas sondas de temperatura radiante situadas sobre las cinco zonas contempladas y conectadas a un sistema de control, miden y regulan las temperaturas consignadas, activando o desactivando los tubos en función de las solicitaciones de las respectivas zonas, consiguiendo así la temperatura de confort requerida.